Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» REGALO DE BIENVENIDA
Jue 30 Oct 2014, 05:39 por Jobin1

» Afiliacion RIOP (Elite)
Vie 10 Ene 2014, 05:34 por Invitado

» Cuaderno de Jinx
Mar 31 Dic 2013, 14:59 por Jinx

» REGISTRO - Físicos
Mar 31 Dic 2013, 14:49 por Jinx

» Jinx, La bala perdida!
Mar 31 Dic 2013, 12:38 por Mashiro Kuna

» PETICIÓN - Moderación de diarios
Lun 30 Dic 2013, 09:23 por Mashiro Kuna

» [Diario] Un, dos, tres... ¡Auch!
Lun 30 Dic 2013, 09:22 por Mashiro Kuna

» PETICIÓN - Haki
Vie 27 Dic 2013, 11:50 por Yûki Jin Tôryû

» [diario haki]Endureciendo el cuerpo en un apuro
Miér 25 Dic 2013, 03:41 por Sasagawa Ryohei

___________________________
___________________________
Naruto Advance
Diseño gráfico por: Diseños Guzmán (Salamanca) Diseño web por: Daniel Martín (Salamanca) Todo el contenido aquí expresado, es responsabilidad únicamente de su autor. Todo el contenido queda bajo la licencia que estipula a One Piece Destiny como su dueño y creador, reservando sus derechos de autor. Prohibida su copia completa, o parcial. Licencia Creative Commons
Este obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 2.5 Argentina

[Diario] Un, dos, tres... ¡Auch!

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Diario] Un, dos, tres... ¡Auch!

Mensaje por Mashiro Kuna el Lun 30 Dic 2013, 09:22

Golpes, golpes y mas golpes. Así iba la vida de Mashiro siendo entrenada por Hiraku Yasinawa en el arte de las voluntades. Si bien el Haki Armadura no le suponía un problema y lograba endurecer su cuerpo de manera tal de potenciar sus golpes de manera ciertamente letal, el Haki Mantra requería de mucha concentración que no lograba poner en marcha, tal vez demasiada concentración para una mujer atormentada como la peli verde de grandes ojos. La sala de la isla de Ennies Lobby donde se encontraba entrenando estaba completamente vacía tomando la presencia de Kuna y su maestro en ella únicamente, gracias a ello es que el hombre de oscura cabellera liberaba todo su potencial bélico dándole golpes con un bastón a la joven de ojos vendados que tenia como tarea evadirlos con el simple presentimiento de algo llamado el color de la batalla. En un principio fue difícil hacerla entender la diferencia entre color y calor por lo que perdió un par de días dándole clases de estos poderes que lograron atrapar a la joven Reina asesina por su estricto potencial bélico tanto en defensa como en ataque.

¿Acaso entienden lo que es evadir un complejo ataque y quedar de lado? Es simplemente genial. Eso te da la apertura suficiente como para volver a golpear a tu enemigo que a de dejar alguna brecha en su defensa mientras concluye un ataque que queda en el mismo aire. La mente de la diosa de blanco porte ya tenia un sin fin de utilidades para todas esas voluntades e incluso estaba dispuesta a entrenar la voluntad de los reyes para lograr obtenerla sin saber que realmente ya la poseía entre su arsenal de voluntades.

Volviendo al entrenamiento, fueron días e incluso meses de entrenamiento para que la joven pudiera manejar el color de la batalla. Moratones por todo su cuerpo al intentar evadir de manera inútil los golpes que le brindaban e incluso llego a romperse algún que otro hueso de su delicado y hermoso cuerpo sin hacer una pausa para dejarlo curar como era correcto. Esas cualidades de querer mas y mas poder eran las que principalmente llevaron a su maestro a darle el agotador entrenamiento mediante el cual lograr manejar esos poderes.

Los primeros días eran golpes tras golpes mientras que a medida que avanzaba el tiempo iba siendo capaz de evadir al menos uno de los bastonazos que seguían de largo mientras ella intentada golpear a su maestro sin saber siquiera donde estaba. Después de unos meses entendió que el arte estaba en la concentración y la calma, olvidarse de todos sus problemas y centrarse únicamente en el objeto de pelea de su enemigo, imaginarse sus usos e incluso tomar la personalidad de su enemigo para armarse un plan mental de lo que podría lograr. Lejos de comprender al cien por cien a sus enemigos comprendió como funcionaba el Mantra y como las pequeñas imágenes que su mente le brindaba aun sin ver eran los movimientos que el otro haría y que ella debía evadir, sin contar al caso comenzó a hacerse borrosas figuras de los presentes logrando reconocer una aproximación de las personas que pasaban diariamente por fuera de aquella sala donde ella se encontraba entrenando.
avatar
Mashiro Kuna

Femenino

Mensajes : 22

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.